Top Ten de gente molesta. Hoy, la gente molesta al volante

gente-molesta-que-maneja

Buenas buenas queridas y queridos viandantes. ¿Cómo les va?

Hoy, y presentando una nueva materia de los análisis antropológicos de esta Cátedra de Estudios Sociales vamos a analizar a la gente molesta.

En este caso, empezaremos por la gente molesta al volante.

En esto que hemos dado en llamar:

Top Ten de gente molesta: Hoy, los molestos al volante

10- El Bocinero

Tiene su primera y casi única reacción acudir a la bocina y contaminar sonoramente.

Está llegando a una intersección, pero, en vez de frenar, suena la corneta.

Está viendo que alguien que está frenado esperando a que él/ella cruce para luego entrar en la avenida, sin embargo siente la necesidad de anunciar que viene y suena la bocina.

Está atascado en un embotellamiento y toca la bocina… hacela sonar todo lo que quieras, vas a seguir clavado ahí, y el resto sabe que está clavado ahí, no es que se durmieron y no avanzan por eso.

Tienen por lo general una teoría conspiranoica por la que creen que todos los demás seres humanos están complotados para hacerlo llegar tarde.

El bocinero es un molesto importante.

9- El moquero constante

No tiene experiencia quizás al volante… quizás sea distraído/a; tal vez es moquero de naturaleza nomás. Pero es la persona que se te cruza, que pone guiño y no dobla, que dobla sin poner guiño, que dobla a la izquierda donde no debe, que se le apaga el motor al arrancar en los semáforos.

Por lo general es quien usted tendrá delante cuando esté apurado. No sé si es por la Ley de Murphy, o simplemente es que hay mucho moquero dando vueltas.

8- El de viraje lento

Éste molesto no es peligroso, pero sí es muy molesto. Es el que empieza a doblar dos cuadras antes. Arranca poniendo el guiño y reduciendo la velocidad, llegando al punto tal que la última media cuadra la hace a 14 kilómetros por hora, y le lleva el mismo tiempo recorrerla que la jubilada que vuelve de hacer las compras con el carrito a cuadros de colores.

Éste mismo personaje suele ser el que nunca jamás logra “meter el pecho” y cruzar las intersecciones si hay un auto que venga en un mínimo de 260 metros.

7- El Contaminante

Por lo general uno reconoce a este personaje porque tiene la ventanilla cerrada hasta el momento exacto en que contaminará. Baja el vidrio apenas unos centímetros, lo justo y necesario para revolear la cajita de Leche Cindor, el paquete de tutucas, o el bollo de papel que otrora fue paquete de papitas Lays. Arroja el papel, papel que no es lanzado, sino soltado y que por lo general desliza por el chasis del auto hasta llegar al suelo, donde esperará pacientemente hasta que se degrade el plástico o pase el basurero limpiando (cualquiera de las opciones que suceda antes).

6- El Balicero compulsivo

Las balizas se utilizan para advertir al conductor que viene detrás que uno hará una maniobra de detenerse y orillarse, o para ponerlo sobre aviso que algún desperfecto o necesidad de detención ha surgido.

Ahora bien. El balicero compulsivo cree que el hecho de poner baliza lo autoriza a hacer cuanta cagada se le ocurra.

Pone baliza y se frena en el medio de la calle. Pone baliza y se cruza de carril hacia la izquierda. Pone baliza y la deja puesta cuatro cuadras mientras busca estacionamientos inexistentes. Pone baliza, se frena en el medio de la calle y su acompañante (también persona molesta) se baja al kiosko a comprar paquete de papitas que luego, existen grandes chances, terminen convirtiendo a este molesto en un contaminador.

5- El Ruidoso motorista

Se lo reconoce a leguas. Suele tener el auto “tuneado”. Luces de neón, tubos azules, el auto pegado al suelo, ruedas patonas, estéreo que suena “Anouyuguantmi… Yunouaiguanchu… Anouyuguantmiiii… Yunouaiguanchu. 1,2,3,4“.

Este molesto es además especialmente ruidoso en los semáforos, donde siente la necesidad de salir derrapando en un Fiat 128 colorado, pensando que el suyo es un cavalino rampante y no un coche más cercano al desguase.

Si los ingenieros que lo diseñaron pasaron años estudiando la mejor manera de hacerlo, quién soy yo para cambiarle el árbol de leva, pegarlo al piso y subirle el volumen al caño de escape para que el auto ruja como León de Madagascar tras ayuno de media película.

4- El Estacionador Anárquico

Estaciona en doble fila… “total son dos minutos“.

Estaciona frente a los garages… “total ya salgo“.

Se cuela en los estacionamientos de los shoppings… “¿pero vos estabas esperando el lugar? No, no te vi.

Estaciona en la esquina… “total ahí está la puerta de la rotisería y ya me entregan las pizzas… además acá nadie dobla“.

3- El Moquero ralentizado

No solamente que echa mocos mientras maneja, sino que además las cagadas que se manda, se las manda despacito, como para que estorben más.

Se mete en la avenida donde vienen todos pero a dos por hora como para hacer que toooda la chorrera de autos tenga que clavar los frenos.

Cruza el semáforo en rojo, pero a paso de hombre, como si eso lo hiciera más disimulado.

En las rutas maneja por el carril rápido a 40 y no reacciona a los juegos de luces.

No solamente rompe los huevos de los demás… sino que lo hace sin ningún apuro.

2- El Bocinero Piropeador

Grita obscenidades desde el auto a las señoritas transeúntas.

Les toca bocina además, y si las tiene lo suficientemente cerca, por ejemplo en un semáforo, les hace sonidos sorbeteantes y les tira besos ruidosos.

No le importa quién esté a su lado en el coche lo hará lo mismo.

En los casos más extremos, tienen su cogote conectado al volante y cuando pegan un cogotazo, pegan un volantazo que hace que vaya zigzagueando.

En verano se los ve con mayor frecuencia.

1- El conectado al semáforo

Éste creo que es el más molesto de todos los molestos que manejan.

Es el que automáticamente se pone el semáforo en verde hace sonar la bocina, como si eso colaborara a que todos arranquen más rápido.

Generalmente cuando llega al rojo se pega lo más posible al paragolpes del auto de adelante y apenas se pone en verde suena la bocina; como si eso le garantizara y fuera un servicio de colaboración social que permita que más autos puedan aprovechar cada verde.

Sépnalo, no sirve para eso, es solamente un ejercicio rompebolas.

Bien queridos y queridas viandantes. Hasta aquí esta primera entrega del Top Ten de Gente Molesta, con la edición de “La Gente Molesta al Volante

Espero que dejen sus comentarios y me digan de quiénes nos hemos olvidado o deberían estar en el top ten.

Saludos, cariños, besos y abrazos

Dixit

Pulpo

PD: Un especial agradecimiento a la gente de La Voz del Interior, que en el evento de presentación del nuevo diseño me invitó a comer unas empanadas, unas fajitas, me regaló una remera personalizada y me mostró un interesante rediseño que se pone en marcha el próximo Lunes. El mayor de los éxitos para La Voz!

Pulpo