Si la Vida te Da Limones: "Cómo llegar mal al verano y ser feliz"

Buenas Buenas Queridas y Queridos Viandantes.

Ya hace mucho tiempo que estoy fuera de la conexión, porque como he comentado en algún post anterior, me he mudado con Juli y Gabi, dos grandes amigas.

Por suerte este fin de semana, mi querida colega Margarita Pérez Osorio se hizo cargo de la clase, para que no sintieran mi ausencia, y ante lo bien que lo ha hecho es que he decidido esta vez volver, no vaya a ser que me encuentre con un suelo serruchado en poco tiempo.

Les cuento que, más allá de la sorpresa inicial de cambiar mi jabón blanco en pan para lavarme el pelo por un shampoo de castaños cautivantes, encontrar muchos llamadores de ángeles y aromas de incienso, mirra y lavanda; en lo que más he notado la diferencia de estos primeros días es en mi alimentación, ya que todas las veces comimos “Comida Sana y Fresquita”, en lugar de mi tradicional requecho de lo que hay mezclado con lo que quedó de antes, o el plato que más domino que es el prediscado al delivery.

Ante la exposición de mi sorpresa por tal situación, Juli me respondió: “Mejor, así llegás bien al verano!”…

Esa noche la frase me quedó dando vueltas en la cabeza, y luego en la reunión de cátedra de la mañana siguiente le planteé la situación al decano Anderton y a mi colega Pérez Osorio, dispuestos a investigar y acercar el siguiente material, para continuar con la serie “Si la Vida te da limones”, que iniciáramos hace un tiempo cuando tratamos los siguientes temas:

- Cómo ser cornudo y feliz

- Cómo ser Gobernado y Feliz

- Cómo ser Feo y Feliz

- ¿Cómo ser loser y feliz?
Y ahora, en este nuevo envío: “Si la vida te da limones: ¿Cómo llegar mal al verano y ser feliz?

Constantemente estamos siendo bombardeados por imágenes esculturales de cinturas y torsos torneados, acompañados de sonrisas falsas e inexistentes; o lomos femeninos extraídos de simulaciones tecnológicas y cabellos resistentes al sol, fuego, arena, caspa y enredamientos. Con la mano en el corazón… ¿Usted es así? ¿Usted piensa que así se verá este verano?

1- Concientícese:

Si usted está a esta altura de diciembre (a menos que esté en el hemisferio norte) buscando maneras mágicas de llegar con un lomazo al verano, lo está empezando a buscar tarde. Es más… ni se gaste (o gaste $$$). Llegará mal al verano. Mientras antes lo acepte, más rápido lo digerirá y más pronto podrá ser una persona feliz.

2- Aléjese de las malas influencias:

No mire programas sobre dietas y ejercicios. No escuche los programas del Dr. Cormillot. Huya de los consejos de ese/esa amigo/a que sí llegará con físico torneado al verano, ya que sólo logrará deprimirse y no podrá disfrutar sin culpa este periodo hasta su incursión vacacional.

3- Continúe haciendo lo que le gusta hacer en las dosis en las que lo pueda hacer:

Le gusta comer asados con sus amigos. Hágalo.
Le gusta tomarse una cervecita en la terraza o el patio, mientras se saca las chinelas y pone los pies arriba de la mesa. Hágalo.
Le gusta mirar televisión con el sanguche de milanesa, las papitas Lays, y un licuado de banana con helado tramontana? Hágalo.
Dicen que llevar una vida sana hace que uno viva más tiempo… aunque de lo que estamos seguros es que PARECE Más tiempo.
No se prive de los gustos que pueda darse… siempre y cuando el médico de cabecera lo haya autorizado.

4- No reniegue del ejercicio físico:

No hay que volverse extremista y, ante la certeza que llegaremos al verano luciendo una imponente panza cervecera y/o fernecera, o las chichas desbordantes por el costado del jogging, abandonar toda actividad muscular y física.

El sexo es muy buen ejercicio, es divertido y quema muchas calorías, es verdad; juntarse con los amigos a hacer un picadito también (total después lo remata con cerveza y picadita); salir de paseo a mirar las montañas y caminarlas un poco quema más grasas que una hora de aerobics, y usted no sólo que no se dio cuenta, sino que además la está pasando bien.

5- Haga causa común:

La gran mayoría está en la misma situación que usted, o en la totalmente inversa. Ya sea llegarán mal al verano, o están sacrificándose como Gacela que se tira primero al río de cocodrilos.

Usted probablemente estará en una posición de liderazgo si puede demostrar su felicidad ante sus congéneres. Ante los que llegarán mal mostrándoles el camino de la aceptación, y a los sacrificados mostrándoles que lo que importa es la actitud con la que uno encara el verano y no la musculatura.

6- Alégrese de llegar mal al verano:

Si usted llega mal al verano, quiere decir que ha aprovechado y vivido una buena vida durante el año, disfrutándola y dándose los gustos que podía. Quiere decir que usted es un bon vivant que ha exprimido el jugo que la vida le ofrecía y ha bebido el elixir de la felicidad que es el camino a la juventud eterna.
Ya sé que suena raro y difícil. Pero si logra convencerse de ello, es probable que llegar al verano con unos kilos de más no le importe nada y sea usted una persona feliz. (Nota: Evite decirlo a viva voz para que no lo encierren)

7- Aproveche sus fortalezas:

Al no estar obsesionado por el ejercicio, el sol, la luna, las calorías, etc… usted tendrá un espectro más amplio de temas a tocar y se volverá más interesante (al menos que los obsesivos). Aplique lo que usted sabe que domina como puntal de su estrategia tirotera y obtendrá buenos resultados.

8- Recuerde el mantra:

Para ser feliz, todo depende de usted y el empeño que ponga en tal dirección. Como bien dice la gente de Sprite Zero: “Más importante que cualquier envase es la actitud”.

9- Y el consejo para cerrar…

Mi propio mantra personal que les voy a exponer, por favor úsenlo con discreción: “Si encima de todo… yo fuera lindo! qué problema que tendrían los demás!…”
No será verdad… pero me hace caminar el mundo con una sensación de bienestar tremenda… Y al final de cuentas… soy feliz… creo que de ejemplo funciono.

Bien Queridos y Queridas Viandantes, ahora para cerrar, sólo un par de bonustrackses pequeñitos, preparándonos para las superproducciones de la UMass Film & Arts que vendrán esta semana.

Primero que nada:

Agradecer a Ramiro por la reseña que hizo de esta Cátedra en su blog. Se agradece.

Segundo que nada:

Agradecer a la gente de la Revista Doctámbulos que se distribuye en Córdoba por seleccionarnos como uno de los blogs para recomendar… y más aún decir que somos desopilantes…

Tercero que nada:

Agradecer a Gurisa por el asilo tecnológico y dejarme utilizar su computadora para subir la clase de hoy, ya que con la mudanza aún no tengo la banda ancha en la casa; aunque mis amigos de Arnet ya están sobre el tema con una celeridad digna de mención.
Dicho sea de paso, qué semana zoofílica para el teclado Gurisero, ya que no sólo ha recibido mis tentáculos sino también ha sido tecleada por Marbot y su afamado Lobo (quien, entre otras cosas de su currículum es quien pone la cara en las presentaciones de los videos de la Umass Film & Arts.

Cuarto que nada:

Pronto nuevas superproducciones de la Umass Film & Arts: Si Second Life fuera la vida real, Sandrokan, Meme y sus amigas toman el té, Las Locas Locas Aventuras de Timothy el Canto Rodado, Spiderman: Héroe o Villano, Más de los Paizanos Viandantes, Los Paizanos Bilingües, Leyes de Equivalencia en Portugués y mucho mucho más.

Quinto que Nada y para cerrar: El comienzo de todo

El Viandantismo no es algo nuevo. Desde tiempos inmemoriales se han estado buscando reglas tiroteras para aplicar en distintas situaciones. Hoy, les dejo la foto del maestro Domingo Antonio Gaeta, mentor del decano Anderton y autor del libro “El Arte de Enamorar” de 1948 y sobre el que, la Cátedra ha realizado varias lecturas comentadas que pronto llegarán a estas aulas como material adicional.

Grande, Maestro Gaeta!

Ahora sí, después de larga ausencia, espero que lo hayan disfrutado, y dejen sus comentarios

Saludos, cariños, besos y abrazos

Dixit, Bonustrackat, agradecet, comingsoonat, historiattirotibus,

Pulpo




Pulpo

Serie: Si la Vida te da Limones: ¿Cómo ser loser y feliz?

Buenas buenas queridas y queridos viandantes. Hoy estamos una vez más esquivando ciberniñeras para presentarles una nueva clase desde la Universidad de Massachussets y su Cátedra de Estudios Sociales.

Antes que nada quiero agradecer a Sophie y las chicas de Punto G, a Mamá Pulpa y a Mamá Steki, que han seleccionado el Atención Viandante como Thinking Blog o algo similar, sea lo que eso sea, que la verdad no tengo ni idea qué es, pero siempre está bueno que te elijan para algo, aunque más no sea en el pan queso.
Así que de nuevo, gracias.

Ahora sí, retomando el tema del día, les cuento que estábamos caminando por el campus con el decano Anderton cuando descubrimos que unos muchachotes de cierto porte y espalda se burlaban de unos compañeros más menudos y de altas calificaciones, al tildarlos de “Losers”.
Inmediatamente decidimos tomar cartas en el asunto y analizar cómo podrían ser felices. (Los losers, no los grandotes abusones)
Nos surgió la nueva investigación para la serie “Si la vida te da limones”.
Ya habíamos trabajado en los comienzos de esta serie cuando tocábamos el tema de:

¿Cómo ser cornudo y feliz?

¿Cómo ser Gobernado y Feliz?

¿Cómo ser feo y feliz?

Y ahora nos toca continuar con una nueva entrega, denominada: Si la vida te da limones: ¿Cómo ser loser y feliz?

Antes que nada, definamos qué entendemos por “Loser”: El loser es una persona cuya gran inteligencia no suele ser aplicada a las interacciones sociales, y mucho menos a las iniciales.
Es por ello que el resto de la gente sólo puede conocer al loser realmente como es luego de un tiempo de relacionarse; tiempo que, cabe aclarar, no es nada fácil de superar.
No hay que confundir a éste, el loser propiamente dicho, con ninguna otra de las categorías de dificultosos sociables: El loser es alguien inteligente, bien intencionado, agradable, buena gente, simpático y divertido; sólo que nunca está en condiciones de demostrarlo de buenas a primeras, donde aparece casi como un antónimo de lo ut supra mencionado.

1- Concientícese:

Si las instancias de conocer a alguien lo ponen nervioso, lo transforman, como Mr Hyde a Dr. Jeckyll, de un ser agradable y simpático en alguien retraído, sin gracia y sin posibilidad de entablar un diálogo interesante, usted es un loser. Mientras antes lo acepte, más rápido lo digerirá y más pronto podrá ser feliz.

2- Aléjese de malas influencias:

Si por ejemplo detectó que es común para usted iniciar sus conversaciones hablando del parecido de una señorita con Lara Croft o siente asiduamente la necesidad de enumerar razas galácticas como los Wookies al ver un pichicho de un potencial tiroteo, frénese y no lo haga. Aleje esas imágenes de su mente. Espere el siguiente “Comentario inteligente” para hablar.

3- No se potencie en tribu:

Si usted es un loser y todos sus amigos también lo son, evite recurrir a códigos internos inentendibles que hagan que los demás se muerdan el labio inferior con los incisivos superiores mientras abren los ojos un poco de más.
Por el contrario, aproveche la tribu para ir alternando comentarios sagaces y soltarse.
Nota viandante: Bajo ningún concepto hable en un idioma inventado, ni ficcional.

4- Escuche a la otra persona; dése cuenta con quién está:

Trate de detectar quién es su interlocutor. Usted es alguien inteligente; bien podrá observar a la otra persona para darse cuenta sobre qué temas versar la conversación.
Esté atento a señales que la otra persona se está embolando, aburriendo, comiendo los mocos o inmersa en un mundo interior.

5- Aproveche sus puntos fuertes:

Al igual que toda interacción, básese en los temas que más domina y apóyese en lo que sea más positivo suyo.
La trampa está en que debe utilizar algo que consensuadamente u objetivamente sea considerado positivo. Usted aún no está en condiciones de definir unívocamente qué lo hace interesante. Consulte.

6- Conozca sus limitaciones:

No intente impresionar con algo en lo que usted es un atado de berro.
No busque, por ejemplo, quitarse la remera al jugar al básquet con cinco lomudos de bajo IQ.
No busque pleitos contra barrabravas, ya que ellos no se guían por la regla de “no pegarle a un hombre con anteojos”.
Utilice lo que sí sabe para ser una persona útil y destacada.

7- Alégrese de ser loser:

Sé que es un razonamiento difícil de digerir, pero si lo logra será feliz.
Si usted es alguien difícil para las interacciones livianas y superficiales, quiere decir que sus relaciones son profundas.
Si usted es jodido de tratar al principio, porque aburre a los demás, o porque con su diálogo invita a los interlocutores a que se vayan; usted sabe que está rodeado de afectos perseverantes que lo han tolerado y han aprendido a quererlo. Ahí radica la clave de la felicidad.

8- Recuerde el mantra:

Para ser feliz, todo depende de usted y el empeño que ponga en tal dirección. Como bien dice la gente de Sprite Zero: “Lo importante no es el envase, lo que importa es la actitud”.

Bien queridos y queridas viandantes, hasta aquí la clase del día de hoy.

Ojalá les sea útil y les haya gustado. Espero sus comentarios y será hasta los bonus trackes que iremos tocando esta semana.

Saludos, cariños, besos y abrazos,

Dixit

Pulpo




Pulpo

Serie: Si la Vida te da limones… Manual: Cómo ser Feo y Feliz

Buenas Buenas, queridas y queridos viandantes.
Cómo les va?

Antes que nada darles la bienvenida al segundo ciclo lectivo de la Cátedra de Estudios Sociales de la Universidad de Massachusetts, y el segundo año de Atención Viandante, tras un breve receso vacacional, en donde se hicieron una serie de festejos que, para evitar que salten la bronca, no se verán interrumpidos por el hecho de retomar las actividades académicas.

Hoy nos toca volver a revisar una de las series de investigaciones que preparamos sobre el final del primer año y cuyo grueso analizaremos en éste, nuestro segundo año:
La Serie: “Si la vida te da limones, aprendé a hacer limonada”.

Cuando la presentábamos, decíamos que habrá muchas ocasiones en que lo que imaginábamos para nosotros y nuestra cruel realidad no es un espejo, sino un mero espejismo del quizás, del qué hubiera pasado si y del “uy… en qué encrucijada erré el camino?”

Esos son los momentos en los que hay que recurrir a una gran entereza mental, física y psicológica para continuar buscando la felicidad con toda fuerza y vigor y sin dejar que algún que otro revés se nos interponga.

Ya en dos ocasiones tratamos algunos materiales, y los invito a que repasen (porque seguro que vinieron a clases sin apuntes, sin mochila, sin ni siquiera un lapicito para tomar notas y se acuerdan poco y nada del primer curso).

Ya habíamos visto:

- Cómo ser cornudo y feliz

- Cómo ser Gobernado y Feliz

Hoy nos toca algo en lo que, quizás no nos toque la decisión de ser o no ser (pero ésa no es la cuestión), sino qué hacer cuando nos toque serlo (ésa es la cuestión).

Manual: Cómo ser Feo y Feliz

El Feo (o la fea) es la persona que, siendo juzgada por los estándares estéticos de una cultura en un momento histórico, no resulta beneficiada por dicho juicio y es condenada a una categoría que, algunos autores denominan Bichez; y otros los categorizan en: Bichos, Trichos o Cuatrichos, de acuerdo a su intensidad.

Ante esta situación, existen muchas opciones de soluciones que uno puede enontrar: O patalea contra el canon de belleza de la sociedad en la que está inmerso, o toma los naipes que le tocaron en suerte y los juega de la mejor manera posible.

Bien, ahora algunas leyes para los que, como yo, deciden no patalear sino jugar los naipes y cantar retruco con una sota de bastos.

1- Concientícese:

La suerte no ha estado de su lado y le tocó ser feo/fea. O le tocó nacer en un lugar o época en los que sus atributos no son particularmente bien considerados. No se preocupe, usted ya nació y le queda un largo trecho por delante; es más sano vivirlo sin broncas. Acepte su destino; mientras antes lo haga, más pronto podrá ser feliz.

2- No se preocupe: la belleza es relativa:

Si todos fuéramos lindos, ninguno lo sería; si todos fuéramos feos ninguno lo sería; si en todos lados lindo y feo fuera igual, no habría cosas exóticas que nos atraigan.
Si de repente todos pasáramos a ser diez veces más lindos que ahora, nadie notaría el cambio.
Al ser relativa, usted puede encontrar un tiempo, lugar, sector o cualidad en la que sentirse bello/a. Ubíquelo.

3- Sea simpático e inteligente:

Robar una sonrisa obtiene más resultados que un bíceps torneado.
Hacer a alguien pensar tracciona más que una espalda bien formada.
No digo que comenzará en ventaja contra el de bíceps torneado y espalda bien formada, pero podrá ser un más que digno rival si sabe utilizar sus fortalezas.

4- Sepa reírse de usted mismo/a:

Es una capacidad sumamente atractiva y que llama la atención; la posibilidad de no tomarse tan en serio a uno mismo.
Usted se relajará más y podrá ser más feliz; y como bonus, los demás también lo notarán.
No hay persona más atractiva que aquella feliz.
(Si tiene 6 brazos de más, por ejemplo, no se preocupe si escapa al canon de belleza, aprovéchelo a su favor)

5- No le haga caso al refrán:

Hay uno que reza: “Lo que Natura non da, Salamanca non presta!”.
Ahora bien, díganme la verdad: Bajo qué canon de belleza el diablo, con su cola puntuda, todo rojote, cuernos, ojos amarillos, etcétera sería lindo: Bajo Ninguno! Y sin embargo es una figura que atrae a miles y millones, y no dudo que el colorado barbudo éste es un tipo feliz.
Ahora bien, Salamanca non presta, pero enseña. Aprenda a ser lo suficientemente diablito/a que seguro se volverá atractivo/a.

6- No reniegue:

Renegar sólo lo llevará a amargarse y retraerse. Disfrute la vida que eso automáticamente le subirá dos o tres puntos en cualquier bellezómetro.

7- Analice casos de éxito:

Recorra las calles y lo podrá ver. Cuántos hombres feos de la mano de mujeres beshas. Cuántas mujeres feas del brazo de agraciados muchachos? Muchos! Si ellos pudieron, por qué no usted!
En animarse está el primer paso.

8- Desarrolle un estilo propio:

Si usted logra un estilo propio, se sentirá más seguro y confiado en su propia piel. Básese en cosas que lo hagan sentir bien.
Peor que ser feo con estilo es ser invisible y promedio.

9- Alégrese de ser feo:

Sé que no es fácil esta línea de pensamiento. Pero de esta manera cuando apoye la cabeza en la almohada dormirá tranquilo y feliz, sin cuestionarse si ha llegado hasta donde está gracias a su talento o sólo por su físico.

10- En el último de los casos, cambie de cultura:

Si el concepto de belleza depende de la cultura. Cambie de cultura. Quién sabe si en otros lugares sus facciones, curvas, rectas sean consideradas proporciones perfectas.

Bien queridas y queridos viandantes. Hasta aquí llegó el manual “Cómo ser Feo y Feliz”.
Espero lo hayan disfrutado, y dejen sus comentarios.

Y ahora, a la seguidilla de bonus tracks.

1- Los Viandantitos ilustran:

Para comenzar los bonus tracks. Los Viandantitos ilustran el post de hoy:

2- El juego de hoy:

Para el juego de hoy les traigo un desafío importante: Un problema de ajedrez; a ver si lo logran acertar.

MUEVE EL JUGADOR DE PIEZAS BLANCAS Y DA MATE

Si se dan por vencidos y quieren ver la respuesta; clic acá

3- Las Locas locas maneras de llegar a la Cátedra:”

Pulpo

Serie: Si la Vida te da limones… Manual: Cómo ser Gobernado y Feliz

Buenas Buenas, queridas y queridos viandantes.
Cómo les va?

Antes que nada, recordarles la invitación para el próximo Sábado 29 de Septiembre a celebrar el primer año de vida de Atención Viandante en MrLo, un bar de Nueva Córdoba, ubicado en Fructuoso Rivera 15, a partir de las 23. Habrá brindis y un par de sorpresas. Están todos invitados.

Ahora sí, vamos a lo que nos ocupa.
Con la llegada del aniversario tan cerca, era hora que hiciéramos un balance con el decano Anderton sobre lo logrado en este año que está concluyendo, y planificar cómo comienza el año 2.
¿Cuál fue la principal conclusión a la que arribamos? La Cátedra de Estudios Sociales está orientada a capacitar a los viandantes en general en la búsqueda de la felicidad. Y sucede muchas veces que, como el título de esta nueva serie de trabajos que estamos desarrollando lo dice, “Si la vida te da limones, aprendé a hacer limonada”.

Habrá muchas ocasiones en que lo que imaginábamos para nosotros y nuestra cruel realidad no es un espejo, sino un mero espejismo del quizás, del qué hubiera pasado si y del “uy… en qué encrucijada erré el camino?”

Esos son los momentos en los que hay que recurrir a una gran entereza mental, física y psicológica para continuar buscando la felicidad con toda fuerza y vigor y sin dejar que algún que otro revés se nos interponga.

De allí surgió, en esta reunión con Anderton, la necesidad de presentar material para acompañar este tipo de situaciones, y revisando en el archivo, nos hemos dado cuenta que ya lo habíamos iniciado en el Tratado sobre infidelidad, cuando tocamos el tema Cómo ser cornudo y feliz ; y nos planteamos que el paso siguiente era trabajar una línea en donde se encuentra una gran porción de la población viandante: La Situación del Gobernado.
Es por ello que, y sin más introducciones, presentamos el Manual: Cómo ser Gobernado y Feliz, directo desde la Cátedra de Estudios Sociales de la Universidad de Massachusetts.

Blanco de muchos chistes de reunión fernecera, asado, o té canasta, el Gobernado es una raza de viandante a quien, la influencia de su pareja le hace transformar sus hábitos y principalmente sus decisiones, para acomodarse a las de la otra parte.
El Gobernado nunca elige un lugar a dónde ir, (en casos extremos, ni siquiera en su cumpleaños), nunca es quien decide la comida de esa noche, nunca tiene la última palabra a menos que ésta sea un coincidir con la otra persona.

El Gobernado es quien deja de ver a sus amigos porque está en reuniones con los amigos de ella (o viceversa), es quien pide permiso antes de hacer algo y es quien ante la duda, depone su actitud.

Al igual que con toda situación compleja y complicada; la primera ley es fundamental:

1- Concientícese:

Si como dice el dicho, “…Tira más que una yunta de bueyes” y como dice la estadística; 8 de cada 10 hombres al llegar al cielo se paran en la fila de los Gobernados; y los otros 2 en la de los no gobernados, porque su mujer les dijo que fueran allí… usted fue, es o será gobernado. Mientras antes lo acepte, más rápido lo digerirá y más pronto será una persona feliz.

2- Domine pequeños territorios:

Si no puede ser cabeza de león y se tiene que conformar con ser cabeza de ratón o cola de león; elija ser cabeza de ratón y sea amo y señor de ciertos aspectos cuasi intrascendentes, como para sentir que tiene dominio absoluto.
Por ejemplo: “En esta casa no se mata una araña si no es con mi chancleta!”.
“A nadie se le ocurra tocarme el modelo a escala de aviones para armar o le corto la mano”
“El pececito ése se va a llamar Godofredo porque yo digo que es así!”.
Pequeñas victorias aisladas dejarán la sensación de batalla pareja.

3- Modifique el timing de sus decisiones:

Si sabe que es la misma idea que tiene su pareja, dígala antes; si sabe que es la idea contraria… espere. Es preferible dejar que el otro aparezca con una idea y la suya no sea vapuleada vilmente. De esa manera podrá dar la razón sin pensar que está dando el brazo a torcer.

4- Acapare el control remoto:

Único reducto de poder que podrá contar si logra arrebatar el derecho a la posesión del aparatito.
Su pareja decidirá qué comer, hacer, vestir, ir, venir, tener, buscar, comprar, etc.
Pero usted podrá en un sólo movimiento de dedo dejar de ver realities y pasar a ver documentales o partidos deportivos.

5- Hable en tono fuerte y claro:

Todo lo que diga, dígalo en voz bien alta y autoritaria. Utilice un volumen de voz superior al normal y dé eventuales golpes con el puño en la mesa al hacer hincapié.
Inconcientemente sentirá que está siendo el macho alfa del siglo, sólo por un leve aumento de decibeles.

Los Viandantitos dan un ejemplo:

Nota Off Topic: Siempre quise dibujar una historieta y en el remate del chiste hacer el “Plop!”

6- Alégrese de ser Gobernado:

Quizás es un enfoque poco convencional, pero lo ayudará a ser feliz a pesar de las contingencias.
Piense de la siguiente manera:
Si elegí la persona que tengo a mi lado como una persona inteligente y que vale la pena y que me quiere; es probable que tome buenas decisiones en lo que concierne a mí, ya que su afecto hará que trate de brindar lo mejor para uno; al ser inteligente, podrá racionalizar las opciones y elegir la más conveniente; si vale la pena no querrá dobles intenciones, sino puramente lo mejor.
Visto desde este punto de vista, quien mejor capacitado para tomar esas decisiones es la otra persona, y por lo tanto, usted no es que esté siendo Gobernado, sino que está administrando las decisiones con el mejor recurso que tiene para tomar las adecuadas.

7- No reniegue:

No se queje… disfrute…

Los Viandantitos nuevamente ilustran:

8- No haga causa común.

No se dirija a “Gobernados Anónimos”, no patalee junto a otros gobernados; no se muestre demasiado gobernado ante sus amigos.
La Gobernabilidad bien entendida empieza por casa. Si es Gobernado, es más fácil disfrutar en la intimidad.
Recuerde… muchas veces puede ser frustrante… pero es tan cómodo no tener que pensar.

Bien queridos y queridas viandantes, espero que hayan disfrutado este Manual con el que buscamos echar luz sobre algunas condiciones polémicas.

Ojalá les sea útil.

Ahora, vamos a por el Bonus Track, una nueva entrega de las formas más locas de llegar a la Cátedra, con mis observaciones en rojo.

Ahora sí…

Espero sus comentarios,

Saludos, Cariños, Besos y Abrazos

Dixit, Historietat, Bonustrackat, Inviatat a pachangae aniversarus

Pulpo.

Pulpo

Si la vida te da limones: Cómo ser cornudo y feliz

Buenas buenas… Queridos y Queridas Viandantes…

Antes que nada quería cambiar mi fotografía, para dejar zanjado un debate milenario sobre si sexy se nace o se hace…
No quedando más dudas sobre el asunto… Vamos al tema que nos ocupa hoy:

Continuar con el tratado sobre la infidelidad, y en esta nueva edición, vamos a tratar el tema desde la óptica del, quizás, actor más perjudicado: El Cornudo.

Tras arduas investigaciones y horas y horas de estudios en la biblioteca del Campus de la Universidad de Massachusetts, y tras largas jornadas en el laboratorio de Estudios Sociales, acompañado por el decano Anderton y mi colega Margarita Pérez Osorio, catedrática venezolana, quien, como yo, está trabajando en UMass; nos vimos en la necesidad de abordar a este actor que no suele tener suficiente contención por ningún lado.
Desde el cine, el cornudo siempre es presentado como alguien abandonativo, poco atractivo, potencial psicópata y generalmente adinerado. ¿Por qué el estereotipo, digo yo? Acaso no está el dicho que “Nadie muere mocho”, esto quiere decir que Angelina Jolie, George Clooney, David Beckham y Pamela Anderson, por atractivos, no psicópatas, no abandonativos que sean (adinerados eso sí), también serán cornudos… entonces… ¿por qué el maltrato por parte del cine?

Tampoco la literatura los salva, tampoco la música, tampoco nadie los reivindica…

Tras haber analizado estas pobres y lamentables circunstancias de vida, es que Anderton, Pérez Osorio y yo decidimos trabajar en conjunto para dar vida a este manual que permita una existencia más feliz a todo aquel/la perejil/a que esté siendo pasado/a como poste por su pareja.

Aquí les presento, de Pulpo, Anderton y Pérez Osorio, el “Manual para ser un cornudo feliz”

1- Concientícese:

Si como dice el dicho, “Nadie muere mocho”, usted fue, es o será cornudo. Mientras antes lo acepte, más rápido lo digerirá y más pronto será una persona feliz.

2- No dramatice:

Mal de muchos es consuelo de tontos. Es verdad, pero si esto le pasa a todos (Ver punto 1), es lógico pensar que la situación no ha de ser tan grave, no malgaste su energía en deprimirse, patalear, gritar, aventar ceniceros, dar puntapiés a las paredes o dar portazos y salir hecho una furia. No servirán de nada, ya que usted seguirá siendo un/a cornudo/a.

3- Evite enterarse:

Ojos que no ven corazón que no siente. Esto quizás no sea la razón más fuerte para evitar enterarse, pero es una muy buena manera de lograr superar el punto 2 sin problemas; digo, si no se entera, mal podría patalear sobre el tema… Se va a ahorrar un disgusto, y una buena cuenta en el investigador privado.

4- No pierda tiempo persiguiendo a su pareja:

Tanto va el cántaro a la fuente…
No podrá estar rodeando y asfixiando 24 horas al día a su pareja, por lo que en algún momento, ¡Zas! (Y no Miguel Mateos), le van a meter los cuernos en cuantito se descuide. Sea más liberal, ande descuidado, total lo mismo será cornudo/a, y podrá aprovechar el tiempo en tareas más gratificantes y pasatiempos que usted disfrute.

5- No sea demasiado celoso/a:
Sea un poquito celoso/a para elevar el ego de su pareja, pero si es en exceso, lo único que logrará es aumentar las tendencias infieles de su pareja, aunque más no sea por cansancio.

6- No sea unilateralmente celoso/a:

Puede sonar extraña la recomendación, pero hablando sencillamente quiere decir que evite concentrar sus celos en una sola persona en particular, ya que lo único que logrará es llamar la atención sobre dicha persona.

Ejemplo práctico (Los nombres han sido cambiados):

- Martín: Che… ojito vos con eso de juntarte tanto con Miguel.

- Laura: ¿Miguel? No, para nada, Miguel es un amigo nomás (Mientras ella piensa: “Es un amigo nomás”)

- Martín: ¿Segura? ¡Mirá que te tiene hambre!

- Laura: ¿Miguel? ¡Nada que ver! (Piensa: Mmmh… ¿Será así? No, no creo…)

- Martín: En serio te digo… ¡no me gusta nada ese flaco!

- Laura: ¿Pero acaso no confiás en mí? – MODO DANGER ON (Piensa: “Mmmmhh… ahora que lo pienso, Miguelito tiene lo suyo… y es tan bueno y…)

- Martín: Sí, confío, ¡pero no quiero que te juntés con él!

MODE MOTÍN ON

- Laura: Está bien, no lo veo si no querés. (Piensa: ¿Que no? ¡En tu cama le voy a entrar al guacho ese que encima está riquísimo!).

7- Alégrese de ser cornudo:

Quizás es un enfoque poco convencional, pero lo ayudará a ser feliz a pesar de las contingencias.
Piense de la siguietne manera:
Si su pareja lo engaña con otra persona quiere decir que su pareja atrae a alguien más, quiere decir que usted está con alguien atractivo/a, quiere decir que usted puede levantarse a alguien atractivo/a, quiere decir que usted comparte cama con alguien deseable y deseado/a, quiere decir que usted la está pasando bien porque se está comiendo un caramelito interesante…
Siguiendo el silogismo, a más cornudo/a sea usted, mejor caramelito se estará comiendo, y más capacidad de levante tendrá usted.

Sé que es difícil tener esa línea de pensamiento, pero notará que si lo logra, será una persona feliz a pesar de cualquier circunstancia.

8- Cumpla la ley inversa:

Si usted es cornudo/a, aproveche la situación y usted también búsquese amante, según la regla 7, usted es atractivo/a y tiene levante, aprovéchelo y consígase a alguien, pero no como desquite, sino para darle la posibilidad a su pareja de experimentar esa sensación liberadora de ser cornudo/a y feliz.

Bonus track

Para cornudos avanzados, disminuya su consumo de calcio, no vaya a ser que le salgan en serio y le cueste atravesar puertas.

Queridos y queridas viandantes, hasta aquí el segundo envío del tratado sobre la infidelidad, y aún faltan dos actores implicados en el tratado por tocar: el infiel y el confidente que sabe la situación… pero esos serán para envíos subsiguientes.

Espero que lo hayan disfrutado y quedo a la espera de sus comentarios y más pedidos de investigación.

Saludos, cariños, besos y abrazos.

Dixit

Pulpo

Pulpo