Catálogo de Fauna Nocturna Masculina en los Boliches – Primera Parte

Buenas buenas queridos viandantes:

Cómo les va?

Les cuento qué ha estado sucediendo últimamente por la Universidad de Massachusetts.
Con el equipo de la cátedra de la que soy titular decidimos realizar un trabajo de campo en la noche, para investigar la fauna nocturna masculina y femenina y en función a eso poder llevar a la luz algunas situaciones y perfiles de las distintas personas que transitan la noche.

Para ello, mis colegas la adscripta a la cátedra, el JTP y la ayudante alumna (Que ven en la foto, que completan mi equipo en las clases de la cátedra en Boston, Massachusetts) decidimos realizar una incursión noctámbula para tomar de la realidad datos observables y en función a ellos generar nuestro paper y nuestras conclusiones.

La mejor manera que encontramos fue hacerlo de manera encubierta, para que la gente no sospechara nada y nos permitieran trabajar con el rigor científico que requiere el tema, y por ello ven que nuestros uniformes de trabajo quizás no sean los convencionales, pero sí fueron los más efectivos.

Tras esta breve, pero no por ello poco importante introducción, y directamente desde la Cátedra de Estudios Sociales de la Universidad de Masschusetts, y agradeciendo nuevamente al Decano Anderton y el apoyo institucional recibido que nos permitió costear la indumentaria, y los tickets de las fiestas que recorrimos, presentamos el Catálogo de Fauna Nocturna. Comenzando en esta ocasión con la Fauna Masculina.

Catálogo de Fauna Nocturna Masculina: “Los especímenes que se encuentran en los boliches”.

Como primera edición de este catálogo vamos a presentar algunos de los principales tipos de hombre que usted, querida viandante, querido viandante puede encontrar, compartir o identificarse en la noche. Cabe aclarar que no siempre las categorías son absolutas y pueden (Y de hecho es muy frecuente) encontrarse ante seres híbridos que combinan más de una especie.

1- El Encarador Sistemático (tirotis consuetudinaris):
Es aquél que constantemente utiliza el mismo método de encare que alguna vez le funcionó ya sea a él o a algún amigo, y que por ello adopta como sistema de tiroteo por muy baja que sea su efectividad, ya que inconcientemente tiene el recuerdo de una ocasión en que logró el objetivo.
Es quien todas sus conversaciones las comienza de la misma manera, diciendo lo mismo y esperando las mismas respuestas. Tiene una baja tasa de efectividad y suele volver solo al hogar, donde reordena su sistema y vuelve a atacar la noche siguiente con su versión beta, aunque, no mejorada.

2- El Encarador Compulsivo (tirotis aloquecaminem):
Es aquél que no repara en condiciones a la hora de tirotear. No hace diferencias entre sus objetivos, sólo le importa que existan y que estén las mujeres, y así como la Constitución Nacional, no distinguen razas, credos, condiciones físicas, mentales ni otras menudencias.
Tiene baja efectividad en la relación encaradas / éxitos, pero alta efectividad en la relación noches / éxitos.
Aunque depende mucho de lo que uno defina como éxito…

3- El Borracho Perdido (alcoholicus hastalastuerquis):
Es aquél que desde el momento de entrar a la fiesta ya está borracho y sólo puede atinar a encarar hablando extremadamente cerca del oído y apoyando la frente en el parietal de la señorita en cuestión.
Suele venir acompañado de mal aliento y/o bufalitos, y por lo general va a por el beso en los momentos más inverosímiles.
Puede volverse sumamente pesado pero por lo general es inofensivo.

4- El Gracioso Pensativo (Lerdus paraloschistis):
Es aquél que comprende que la mejor manera de lograr llamar la atención de una señorita es haciéndola reír. Su grave problema es que no tiene la chispa suficiente o la velocidad para lograr un comentario sagaz, sino que se queda observando a la mujer hasta que encuentra qué puede decir medianamente simpático sobre ella o la situación.
Su grave inconveniente es que mientras está meditando la mejor humorada, suele venir alguien más veloz y le ocupa el puesto.

5- El Toquetero (Manis Largis):
Es aquél que necesita entablar un diálogo desde al menos cuatro de los sentidos, para ir en busca del quinto.
Empieza por el tacto, ya sea agarrándole la mano o el brazo a la señorita mientras pasa (Como si eso hiciera diferencia… ella sigue de largo, ofcors), o tocándole el pelo (Y poniendo cara de sensual constipado), a veces hasta oliéndolo (¿Qué querrá saber, si usa Pantene?), luego si logró frenarla al menos un poco se le acerca al oído (generalmente por detrás), para decir una frase entre piropesca, guasa y graciosa; si el cóctel funciona, sigue con la mirada profunda, todo en busca de probarla con el gusto.
No suele funcionar, pero a veces encuentran señoritas con la guardia (Y/O estima) baja que sucumben a tales artimañas.

6- El Amigo Salvador (Spantae Pesatis):
Este especimen se diferencia de los demás en que en esta situación no está tiroteando, sino que acude al llamado (o usualmente al manoteo) de una amiga que está con un indeseable y termina siendo quien bajo la concepción de “Estoy con él” sirve de excusa a la muchacha en cuestión para zafar.
Este especimen, una vez cumplimentado su función de amigo salvador, probablemente vuelva a su modalidad normal de tirotero que es alguna de las mencionadas en este catálogo.

Queridos y queridas viandantes. Como se imaginarán este catálogo es mucho más extenso, así que será presentado en varias ediciones y varias emisiones aquí en Atención Viandante.

Espero sus comentarios, observaciones, acotaciones, etc.

Saludos, Cariños, Besos y Abrazos a discreción

Dixit

Pulpo

Pulpo