¿Cómo planificar una cena de Navidad en familia?

Buenas buenas, queridas y queridos viandantes, se acerca la Navidad, y con ella el trajín de los regalos y el olvidarse hasta el 24 a la tarde de comprarlos, y mucho peor aún, enterarse que la reunión famienanos navidadliar será más grande de lo que se esperaba, y tener que salir de urgencia a buscar algún 24 horas de una estación de servicio que tenga al menos un soldadito de juguete para Jorgito, el hijo del primo Lucas que no sabíamos que venía y que no podemos mandar de vuelta sin que Papá Noel se haya acordado de él.

Es por ello, que nos conviene analizar muchas de las cosas que necesitarán para que Navidad sea una fecha a disfrutar con toda la familia.

  1. Compre suficientes bebidas alcohólicas
    En toda familia hay un tío borracho; el mismo encargado de gritar "Que vivan los novios!" en los casamientos, y de hacer sonrojar a la abuela con su comportamiento de "¡Ay, este chango loco, che!" (según declaraciones de la misma Nona). Hace pasar vergüenza y sentir incómodos a todos, pero usted debe asegurarse que no le falte su elixir, ya sea clericó, sangría, sidra o similar, para que cuando se dé la típica sacada de trapitos al sol familiar navideña, él pueda aparecer con un comentario o un gag que distienda el ambiente. Mantenga al tío borracho como corresponde, borracho durante la fiesta, ya que además es de donde sacará anécdotas para recordar la fiesta; porque todas las barbaridades que haga o diga, una vez pasado el momento, suelen volverse historias cómicas de las fiestas.
    (Eso sí, que el tío borracho no maneje ni sea el que tire los cuetes).
  2. Esté preparado para el "nuevo de la fiesta" (o para serlo)
    Todos los años hay alguien nuevo sentado a la mesa, y alguien que estaba en la mesa del año pasado no está en esta. Puede ser el nuevo noviecito de la nena, la nueva chica con la que sale el nene; e incluso puede ser usted mismo/a el/la nuevo/a de la mesa. Sepa que estas cosas pasarán:
    a) Alguien lo llamará por el nombre de pila del ex de su pareja. Probablemente a causa de un dejo de malicia y/o alzheimer.
    b) Habrá conversaciones sobre sexo y chistes verdes y "el nuevo" nunca sabe hasta qué límite puede participar de la picardía.
    c) Habrá conversaciones sobre gente que no conoce ni le interesan pero deberá poner cara de concentración.
    d) Sentirá la necesidad de ser el que sostenga los globos aerostáticos para deleite de los niños de la casa pensando que así ganará puntos con la familia… sin embargo, sigue siendo el que se acuesta con la nena, y eso siempre resta más que prender un par de efectos de pirotecnia y entretener al criaturaje unos minutos.
  3. Planifique la disposición de los invitados alrededor de la mesa
    Nada mejor para esta tarea que la tía chismosa, ya que es quien conoce todas las internas familiares y las tensiones, y quién se va a llevar bien con quién, quién mal con quién, y cómo saldrían los trapitos al sol que derivarán irremediablemente en severas discusiones.
    Todo lo que tiene que hacer es pedirle a la tía la disposición de los invitados, y luego, reprocesarla alejando todas las adyacencias que su tía dispuso para armarse su propio show de barrida de vereda familiar privado.
  4. Coma liviano al mediodía y esconda sus tápers
    Lo mejor de Navidad es que deja mucha comida de sobra que se vuelve mucho más rica al día siguiente; principalmente porque no está toda la familia molestando y uno puede disfrutarla tranquilo. Es por ello que le recomiendo que se alimente liviano durante el mismo día, para no llegar pesado a la noche, y no tenga sus Tupperware disponibles por ningún lado, para que los restos apetitosos no sean hurtados por ningún primo que se quiere ahorrar tirar seis salchicas a hervir al día siguiente, y en su lugar sacudirse el vittel thoné que usted merece guardar tras someterse a semejante reunión familiar en su propia casa.
  5. Haga la cuenta regresiva a las doce de la noche
    Ese hermoso ritual de empezar 10, 9, 8, 7, 6, 5, 4, 3, 2, 1 y ¡Cero! para brindar y abrazarse con la familia, en realidad es la mejor oportunidad para que tras el chin chin y el choque de copas se abran inmediatamente los regalos. De esta manera, ya no queda nada más ritualístico por hacer, y la gente empezará a irse sin tantos miramientos. Mientras más espere para la apertura de regalos, más tiempo tendrá a todos sus familiares en su casa; y para peor, los niños pequeños tienen una especie de búfer que hace que si no se duermen hasta cierta hora; luego estarán toda la noche haciendo sonar la sirena del camión de bomberos que recibieron.

Bien queridos y queridas viandantes, siguiendo con el Manual para Sobrevivir el Verano, en este caso con la primera parte de las fiestas de fin de año.

Espero que les sea de utilidad, y pronto lo continuaremos.

Saludos, cariños, besos y abrazos

Dixit

Pulpo

PD: Recuerden sumarse al grupo de Facebook de la Cátedra.

PD2: Sigue abierta la inscripción al Sorteo del DVD de la Mona Jiménez – Mona Park, que organizamos gracias a la Tarjeta Kadicard.

Pulpo

Publicado por

Pulpo

Autor de Humor Escrito Original.

3 comentarios sobre “¿Cómo planificar una cena de Navidad en familia?”

  1. Ése Ay este chango loco!!!!, me parece hurtado directamente de la vida real. ¿Y de dónde saca tanta experiencia en despelotes navideños, si se puede saber?

    Un beso gracielaeo

  2. Muy divertido!,
    para mí lo difícil será evitar que el perro se lleve la tira de chorizos del asador (está alto, pero lo logra casi siempre…sospecho que mi viejo lo ayuda).

    Y como segundo punto, lograr que mi tío antonio no se emborrache y empiece a bailar la lambada…sin musica.

    un abrazo amigos y felicidades!

  3. Lo de comprar mucho alcohol me marece un gran error. Especialmente si hay niños que toman el ejemplo
    Precisamente estoy tratando de ver cómo hacer para tener una Navidad feliz, lidiando con los parientes politicos que vendran a casa, y habitualmente se alcoholizan hasta vomitar o generar peleas.
    Son los paientes de mi marido, al cual amo, y quiero que estemos bien, pero que no falte el respeto y que mi hijo no aprenda que alcoholizarse sin limites es el requerimiento para divertirse.
    Les dejo un foro interesante: http://www.protocolo.org/social/anfitriones_e_invitados/
    Las buenas costumbres, sin caer en la etiqueta ni la rigidez, son necesarias para convivir en sociedad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>