Homenaje: Sabiduría Seinfeld – El bocinazo

Queridos Viandantes:

Hoy toca la hora de hacer el primer homenaje a un humorista que probablemente haya realizado uno
de los mejores programas de comedia en el mundo, especialmente dedicado a temas como el que nos
ocupa en Atención Viandante.

Voy a traducir un fragmento de un monólogo de lo que suelo denominar “Sabiduría Seinfeld” y a partir
de allí, continuar con el tema, desde la óptica Pulperil (Cómo se dirá??? Pulpil, Pulposa, Pulpófila, bueno… desde mi óptica)

“Lo juro, no tengo absolutamente la menor idea lo que las mujeres están pensando. No lo entiendo, okey? Lo admito, no estoy captando las señales. ¡No las estoy captando! Las mujeres, son tan sutiles, todo lo que hacen es sutil. Los hombres no somos sutiles, somos obvios. Las mujeres saben lo que los hombres quieren, los hombres saben lo que los hombres quieren. Qué queremos? Queremos mujeres, ahí está!
Es la única cosa de la que estamos seguros, realmente lo es. Queremos mujeres. ¿Cómo las conseguimos? Oh, no sabemos acerca de eso, no lo sabemos. El paso siguiente a ese no tenemos idea. Por eso es que se ven hombres tocando la bocina, gritando desde obras en construcción. Éstas son las mejores ideas que hemos tenido hasta ahora.
El bocinazo, ¿no es una belleza? ¿Han visto a los hombres hacerlo? ¿Qué es esto? El hombre está en el auto, la mujer camina por el frente del auto, él toca la bocina. ¡Tuuuut, tuuuut, tuuuut! Este hombre se quedó sin ideas. ¿Cómo puede hacer… tuuut tuuut? “No, creo que no le gusto”.
Lo sorprendente es que seguimos consiguiendo mujeres, ¿cierto? Los hombres, digo, los hombres ESTÁN con mujeres. Ves hombres con mujeres. “¿Cómo están consiguiendo mujeres estos hombres?”, mucha gente se pregunta.
Déjenme contarles algo de nuestra organización. Dondequiera que haya mujeres, tenemos un hombre trabajando la situación en este momento. Ahora, puede no ser nuestro mejor hombre, okey, tenemos muchas áreas que cubrir, pero alguien de nuestro equipo está en la escena.
Por eso es que, creo, los hombres nos frustramos cuando vemos mujeres leyendo artículos, como: “¿Dónde encontrar hombres?” Estamos aquí, estamos en todos lados. Estamos
tocando nuestras bocinas para servirles mejor.

Más allá de la genialidad de Jerry Seinfeld como humorista, cuánta verdad se encuentra tras estas palabras…

Y ahora un pequeño desglose desde mi perspectiva:

1 – Lo admito, no estoy captando las señales. ¡No las estoy captando!:
Esto nos sucede a todos… primero y principal. Siempre captamos las señales, pero cuando son dirigidas a otros. Es algo muy extraño, un hombre puede detectar señales siempre y cuando no estén dirigidas a uno mismo.
El más leve indicio, si es dirigido a un amigo, automáticamente lo detectamos y le decimos, “¡Che, esa mina te tiró onda!” o “¡Cómo te miró, che!”
Mientras que si uno es el objeto de la señal, pasa totalmente inadvertida por poco sutil que sea: “Che, ese cartel que colgaron delante de mi casa, donde dicen Te amo, haceme tuya, para quién será… qué suerte que tiene ese flaco!” Date cuenta!!!!! existe una leve chance que seas vos!!!!

2- Qué queremos? Queremos mujeres, ahí está!:
Una genialidad completa de cabo a rabo (Siempre quise usar esa expresión, creo que lo hice
correctamente)… Y tal cual lo dice Seinfeld, a partir de ahí no sabemos qué hacer, y surgen
estrategias como tocar la bocina, gritar desde una obra, tocarle el pelo en un boliche, agarrarla de la mano y tironearla mientras está pasando, chiflarle, decirle cosas románticas tales como “Te hago un camisón de baba” o “Te chupo hasta dejarte en hueso”.

3- Dondequiera que haya mujeres, tenemos un hombre trabajando la situación en este momento:
Esto es una verdad a rajatabla (Hoy me levanté con un día de expresiones armadas). Siempre tenemos a alguien en la tarea de “trabajo fino” con una mujer, cualquier mujer que esté suelta (o no) por el mundo.
Pero lo que más me llama la atención de esta expresión es lo de “trabajo fino”.
No es trabajo ni es fino. No es trabajo, porque solemos perder dinero en lugar de ganarlo y no es fino porque… bueno, seamos honestos… la etapa de trabajo fino es superar en algo la etapa de la bocina, el piropo guaso y el amarre bolichero, así que supongo que a eso se referirá con fino…

4- Por eso es que, creo, los hombres nos frustramos cuando vemos mujeres leyendo artículos, como: “¿Dónde encontrar hombres?”:
Una vez más coincido con Seinfeld, para qué leen artículos así… una mujer que lee este tipo de
revistas y este tipo de artículos merece que se le mienta…
Estamos por todos lados, y al lugar que mires, tenés a alguien que te está haciendo el “Trabajo Fino”…Ahora bien, si leyeran artículos como “¿Cómo conseguir un hombre que valga la pena?” es otra historia, y les deseo mucha suerte, pero esperen sentadas…

5- Estamos tocando nuestras bocinas para servirles mejor:
“We are honking our horns to serve you better” Frase célebre si las hay, pero que me lleva a un
siguiente interrogante y dilema… los peatones, ¿pierden una de las principales estrategias? ¿es por eso que los hombres compran autos? ¿Para poder tocar sus bocinas? ¿El chiflido es el bocinazo peatón?

Queridos Viandantes todos, espero sus comentarios y anímense a contar otras estrategias exitosas o no.

Dixit.

Pulpo

Publicado por

Pulpo

Autor de Humor Escrito Original.

11 comentarios sobre “Homenaje: Sabiduría Seinfeld – El bocinazo”

  1. Sr. Pulpo: respecto al primer punto, a mi me pasa al revés: siempre veo señales donde no las hay,las trato como reinas y quedo como un pelotudo. Encima me ilusiono!

    Cuando una mina viene, te abraza, te dice que sos el único que la entendés,eso no debería significar que hay onda? A mi me parece que sí, sin embargo, ella dice que soy su amigo, no, peor! me dice “ohhh, sos mi amigote del almaaaa, como te quierooo”. Porqué dice eso? yo no quiero ser su amigote del alma! y por supuesto, la quiero..la quiero coger!

    ¿Cómo hago para saber cuáles señales son sexuales y cuáles son amistosas? siento que hay una delgada línea entre ambas pero cuando menos lo espero ya estoy del otro lado, y es un camino sin retorno!

  2. Mi querido George:
    Creo que sufrís lo que solemos denominar el “Síndrome del café de más”, donde cruzás la cuasi irreversible línea de Amistad, lo cual no es malo, en caso que esa sea tu intención, pero como planteás antes, no es tu intención…

    El problema de ver señales donde no las hay no es tan grave, recordá que siempre es más fácil pedir perdón que permiso…

    Y respecto a tu pregunta “Cuando una mina viene, te abraza, te dice que sos el único que la entendés,eso no debería significar que hay onda?” La respuesta es Absoluta y rotundamente no. No tiene nada que ver, ya que la mujer no quiere que la entiendan, eso dicen, pero no es cierto, entenderlas está reservado a los amigos. Hacer las renegar, dejarlas pensando, forzarlas a que se hagan la cabeza, ésas son tareas de un potencial candidato.

    Espero haber sido de ayuda.

  3. La reflexión de Pulpo (“Hacerlas renegar, dejarlas pensando”) se acerca mucho a la teoría que será publicada el lunes en este mismo espacio.

  4. Además… me olvidaba… con el de recién tuyo Marbot has logrado ayudarnos a llegar a la cifra de los nada despreciables 100 comentarios en nuestro mes y medio de existencia.
    A por más!!!!

  5. Qué cierto lo que dice Seinfeld y lo que ponés vos también… pero hay otra realidad: hay que descartar cualquier teoría que se pueda hacer al respecto. El famoso “síndrome del café de más”, en realidad, no existe tampoco. O al menos, no en su totalidad. Nunca sabremos si “el café de más” existió o no… nunca sabremos si antes de ese café había onda o si por ese café pasamos a ser amigos. Por qué no lo sabemos? Porque… ni ellas lo saben! Y, si por alguna casualidad te diste cuenta del juego que les gusta jugar, yo que vos me comienzo a replantear tu fanatismo por Barbara Streisand o Madonna.

  6. Ni Barbra Streisand ni Madonna son de mi especial predilección… jajja

    Sin embargo estoy convencido que el “Ni ellas saben qué quieren” es otra estrategia más… para mí que la tienen más clara de lo que dicen tenerla.

    Por experiencia propia y ajena que he visto, no suele ser al que le tienen ganas al que van a abrazar y colgársele del cuello… sino al que nunca dejará de ser un yuyo amistoso, pero repito… es sólo mi opinión y para eso está esto de comentar :D
    Gracias por participar y bienvenido.

  7. A mi me pasa al revés… No se dar “señales”! Creo que eso me hace estar en desventaja con respecto a las otras mujeres…
    Por otro lado, lo de “hombres que valgan la pena”, estuvo GENIAL!
    Congrats por el insight!!!
    Beso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>